Si tu plantilla está​ motivada y se siente a gusto notarás que todos los engranajes de tu organización funcionan mucho mejor. Te ofrecemos algunas claves para mantener el entusiasmo de tus trabajadores y que se sientan satisfechos con su lugar en tu empresa.

El compromiso y la motivación de la plantilla son necesarios para que la productividad se mantenga en niveles óptimos, y no siempre se obtienen con buenas remuneraciones y beneficios evidentes. A veces, basta con introducir leves mejoras en los procesos para conseguir buenos resultados.

Existen tres ámbitos que afectan directamente al rendimiento de tus trabajadores: el ambiente de trabajo, el modelo de gestión por parte del empresario y la estabilidad personal del propio empleado.

La importancia de un buen entorno de trabajo

Una persona pasa aproximadamente la tercera parte de su día a día en su puesto de trabajo. Las condiciones ambientales del lugar donde realiza sus labores son fundamentales; la luz, la temperatura, la comodidad de las instalaciones o la idoneidad del material bien merecen una inversión y una adecuada política de mantenimiento, ya que inciden directamente en el bienestar de toda la plantilla.

Un modelo de gestión laboral abierto y flexible

La gerencia de una empresa va mucho más allá de los balances económicos y la gestión financiera: el capital humano es un activo igual de importante para su viabilidad. Cuídalo: fomenta las buenas actitudes y relaciones, sé imparcial, haz que tu empresa sea un modelo a seguir y del que se sentirse orgulloso, y sobre todo, comunícate. A todos los niveles y con todas las herramientas posibles: las puertas abiertas y las paredes transparentes, para que todos sepan cómo funciona todo, serán tu mejor aliado. Tranquilidad e información forman un gran tándem.

Contribuye a la realización personal

Aunque el ambiente y la actitud de sus jefes sean los adecuados, si tus trabajadores no se sienten bien consigo mismos, algo falla. Obviamente, hay factores que escapan a tu control como gestor. Los problemas de índole personal y familiar son algunos de ellos. Pero hay mucho que está en tu mano para contribuir a que se sientan satisfechos con un aspecto muy relevante de su vida, el profesional.

Ofrece incentivos más allá de los puramente económicos. Cualquier persona encuentra satisfacción al hacer bien su trabajo, y nada mejor para conseguirlo que contar con las herramientas adecuadas: una buena formación, actualizada y constante.

Preocúpate de la formación de tu plantilla, busca los cursos que mejor se ajusten a tu actividad como empresa y ofréceles la posibilidad de compaginarlos con su jornada laboral. Te lo ponemos fácil de dos maneras distintas. Descárgate nuestro catálogo de formación continua en PDF y distribúyelo entre todos tus trabajadores. Invítales a que te hagan saber sus preferencias y organiza las actividades formativas. En este artículo de nuestro blog te explicamos cómo hacerlo: cómo planificar la formación de tus empleados a coste cero.

Te recordamos que todos estos cursos tienen coste cero gracias al sistema de formación continua bonificada, al que pueden acceder todas las empresas.

Flexibilidad y confianza

Intenta ser flexible y no cerrarte a nuevos modos de trabajo o maneras de enfocar los proyectos: seguro que sales ganando con la aportación de tus trabajadores. Si a todo esto le sumas unas dosis de confianza en las habilidades de tus profesionales y humildad a la hora de reconocer errores y de dar las gracias, conseguirás el cóctel perfecto para mantener motivados a tus trabajadores durante mucho tiempo.

Cursos seleccionados0
Aún no agregaste productos.
0
Abrir chat
Escanea el código
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?