Vocación y profesión son dos términos que están íntimamente ligados.  La vocación es llamada desde el corazón; y la profesión se elige desde el colegio y es cultivada en los institutos y en la universidad, para ir tomando la carrera profesional.

Si quieres una profesión, la cual te posibilite el ayudar de manera directa y contactar con las personas, deberías de barajar la posibilidad de ser auxiliar de enfermería, ya que es una profesión bastante enriquecedora. Pero a su vez necesitas una buena formación, así como poseer una serie de cualidades para poder desarrollar el trabajo de manera satisfactoria.

Uno de los objetivos principales del auxiliar de enfermería, y común al resto del personal sanitario, es hacerle la vida lo más fácil y cómoda al paciente, de forma que viva lo más feliz posible.

El contacto piel con piel con el enfermo diariamente supone tratar con él, de manera psicológica y de manera física. De ahí, que las personas encargadas de estar al cuidado del paciente, debe de contar con una serie de cualidades.

Cualidades más destacadas

  • Habilidades comunicativas: es una de las cualidades principales del auxiliar, ya que en todo momento, al estar en continuo contacto con el paciente, debe ser capaz de tener con él una comunicación fluida en todo momento, así como aportarle confianza.
  • Empatía: ante todo, con un enfermo, el auxiliar tiene que ser capaz de entenderlo y comprenderlo, para que el paciente se sienta afable.
  • Discreción: el auxiliar realiza algunas funciones que pueden provocar cierto reparo en el paciente, tales como: lavarlo, darle de comer, vestirlo, asearlo,… por ello debe de ser discreto y realizar dichas tareas con cierta delicadeza, de forma que no suponga una perturbación ni para él, ni para su familia.
  • Trabajar en equipo: los médicos, los enfermeros, cirujanos…y al igual que el resto de equipo médico, deben de saber coordinarse y trabajar en conjunto. Además, deben luchar por un mismo objetivo: el bienestar del enfermo.
  • Estabilidad emocional: ser una persona estable ayudará tanto al propio auxiliar de enfermería, como al paciente y su familia; puesto que muy probablemente, se verá envuelto en un ambiente de tensión y estrés continuado. No debe de olvidarse que este perfil profesional, es la “mano derecha” del médico, y por ello es importante mantener una aptitud optimista ante todas las circunstancias que se le presenten.

Si vas a trabajar dentro del campo sanitario, y concretamente como auxiliar de enfermería, debes de recordar que eres un referente para las personas enfermas y sus familias, ya que necesitan tu ayuda y la de otros profesionales para poder afrontar su enfermedad lo mejor posible.

Es necesario y de gran importancia que poseas una serie de cualidades personales y profesionales para llevar a cabo tus tareas del día a día de manera satisfactoria.

Realizado por: María Eugenia Gutiérrez Martos
Tutora en Audiolís. Docente de Atención Sociosanitaria a personas dependientes en Instituciones.

CP Sociosanitaria
FacebookTwitter