Los manipuladores de alimentos de centros de restauración, de venta o de fabricación de alimentos están obligados a cumplir los requisitos de formación y de control de buenas prácticas exigidas por las empresas. Pero incluso las personas que no trabajen en empresas del sector alimentario deberían conocer, al menos, las pautas básicas a seguir en cualquier cocina que recomienda la Organización Mundial de la Salud para la inocuidad de los alimentos.

La prevención de enfermedades trasmitidas por los alimentos dependen de unas prácticas y hábitos de higiene adecuados por parte de todos los implicados en el sector alimentario.

Los manipuladores de alimentos de centros de restauración, de venta o de fabricación de alimentos están obligados a cumplir los requisitos de formación y de control de buenas prácticas exigidas por las empresas. Pero incluso las personas que no trabajen en empresas del sector alimentario deberían conocer, al menos, las pautas básicas a seguir en cualquir cocina que recomienda la Organización Mundial de la Salud para la inocuidad de los alimentos.

La mayoría de las recomendaciones de la OMS parecen muy obvias pero si hacemos examen de conciencia ¿estamos seguros de que sabemos manipular correctamente nuestros propios alimentos? Veamos:

  1. Lávate las manos antes de iniciar la preparación de los alimentos y con frecuencia mientras los estás manipulando.
  2. Lávate las manos después de ir al baño.
  3. Lava y desinfecta las superficies y los utensilios que has utilizado tras la preparación de los alimentos.
  4. Protege los alimentos y la zona de preparación de las comidas de insectos, roedores y animales (perros, gatos, etc.).
  5. Mantén y conserva separados los alimentos crudos de los cocinados, tanto en la cocina, en la despensa y armarios, como en la nevera.
  6. Utiliza utensilios distintos para los alimentos crudos y los cocinados o lávalos antes de volver a usarlos.
  7. Prepara los alimentos asegurándote de su cocción completa (superando los 70 grados en su zona central), en especial huevos, pollo, carnes y pescados.
  8. Recalienta completamente los alimentos superando de nuevo los 70 grados.
  9. No dejes los alimentos a temperatura ambiente durante más de 2 horas. Mételos en la nevera inmediatamente tras su preparación si no se van a consumir inmediatamente.
  10. No guardes durante mucho tiempo los alimentos. Respeta las garantías de conservación de los alimentos congelados que marca tu congelador.
  11. No descongeles los alimentos a temperatura ambiente. Házlo en la nevera.
  12. Compra los alimentos en establecimientos autorizados, con etiquetado y comprobando las fechas de caducidad.
  13. Lee atentamente y mantén los requisitos de conservación y fechas de caducidad de los alimentos.

Si por tu trabajo necesitas una formación adecuada que además te proporcione el certificado de manipulador de alimentos, nuestros cursos de manipulador de alimentos en las modalidades online y a distancia son la opción perfecta para adquirir todos los conocimientos necesarios para una manipulación responsable y de calidad de acuerdo al sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos).

Todos los cursos están tutorizados por  profesores expertos en seguridad alimentaria para resolver cualquier duda y al acabar tu formación obtendrás la certificación en manipulación de alimentos válida para todo el territorio nacional.

El curso de manipulador de alimentos online es un curso interactivo y ameno, de 8 horas duración, con numerosos recursos visuales y ejercicios 

El curso de manipulador de alimentos a distancia tiene una duración más larga (16 horas) y contiene un manual del alumno con todos los contenidos, para que los puedas revisar en cualquier momento, un cuaderno de anotaciones y una prueba de evaluación.

Y por último si tu idioma nativo es el chino, también puedes realizar tu curso online traducido y tutorizado en chino mandarín para que te resulte más fácil entender los contenidos y consigas el certificado de manipulador de alimentos con todas las garantías. 

FacebookTwitter