Para los estudiantes, la organización y planificación de su tiempo es lo más importante, sobre todo cuando llegan las fuertes épocas de estudio. Por ello, la realización de un calendario de estudio semanal o mensual ayuda a crear un ritmo para mejorar la concentración.

Cuando planificas tus horarios, puede asignar en función de tu tiempo la dedicación a cada materia e incluso cuanto temario de esa materia quieres abarcar. De esta manera, será más cómodo cumplir los objetivos marcados.

Para la realización de un planificador semanal o mensual hay muchas opciones. Puedes comprarlos ya hechos en papelerías o puedes crea tu propio planificador para que se ajuste perfectamente a tus necesidades.

En el caso de que te decantes por la segunda opción, te recomendamos Canva. Se trata de un programa online de diseño donde, dentro de su amplia variedad de formatos, puedes encontrar diseños establecidos de planificadores y personalizarlos tú mismo.

Una vez que tienes tu planificador listo, toca convertirlo en un verdadero calendario de estudio. Para ello hay una serie de pautas que debes tener en cuenta:

Marcar objetivos reales

Para que un calendario de estudio funcione debes marcarte tiempos que puedas cumplir a largo de los días. Si ajustas el tiempo a parte de temario debes ser realista, ya que si te exiges demasiado puedes llegar a agobiarte. Recuerda que dentro del periodo de estudio hay días que se aprovechan más que otros.

Descansos

Nuestro cerebro tiene una cierta cantidad estimada de minutos en los que nos encontramos plenamente concentrados. Por ello, es muy importante realizar descansos de 5 a 10 minutos durante la sesión de cada día. De esta manera, la mente se despeja y vuelve al estudio con menos dispersión.

Horas de estudio

En las personas adultas, la concentración suele tener una duración de 45 a 60 minutos, después de este tiempo como hemos comentado en el punto anterior nuestro cerebro necesita un “break”. Por ello, es mejor no realizar apretones de estudio de horas y horas seguidas. Resulta mucho más efectivo realizar ratos de estudio de una hora con pausas como las mencionadas en el punto anterior.

Ratos de ocio

No sirve de nada encerrarse estudiando durante semanas en casa. Es muy importante reservar ratos de ocio entre las horas de estudio para oxigenar cuerpo y mente. Para ello, se recomienda hacer deporte, sobre todo para las personas que están preparando oposiciones.

Nuestra recomendación es que. a la hora de elegir un planificador, cuentes tanto con uno semanal como con uno mensual. De esta manera, puedes planificar a mayor tiempo vista, aunque después realices cambios en función del plan semanal. Así podrás establecer el tiempo de estudio que necesitas para cada actividad, visualizarlo fácilmente y comprometerte para darle cumplimiento siguiendo el ritmo marcado.

Comparte esta información en tus redes: