La teleasistencia es cada vez más necesaria debido a que actualmente existe una población de mayor edad. Además, las administraciones autonómicas, aportan partidas económicas en acciones sociales, es por ello que las posibilidades laborales en este sector se incrementan. 

Formación, conocimiento y experiencia son aspectos clave en una sociedad muy individualista donde la atención a nuestros mayores y personas dependientes no debe olvidarse.

¿Cómo serán las necesidades sociales en el futuro?

Según una proyección de población del Instituto Nacional de Estadística (INE), ‘en 2033 habrá 49 millones de habitantes en España y uno de cada cuatro será mayor de 65 años’.

El envejecimiento de la población y las condiciones actuales de vida en países desarrollados, complicará el acompañamiento de personas mayores o de aquellas que precisen ayuda o asistencia para combatir la soledad, evitar riesgos y en definitiva mejorar su calidad de vida.

Planes de acción

Tras estas predicciones, las necesidades sociales precisan acciones sociales y los estados y las comunidades autónomas han tomado carta en este asunto.

En 2017, el Gobierno español destinó a la dependencia 1.218 millones de euros para un total de 950.000 beneficiarios. Además, ese mismo año los Gobiernos regionales aportaron 6.241 millones de euros, el 83,7% de la inversión pública certificada.

En 2019 el Gobierno comienza a impulsar la eliminación de copagos, incrementar el 60% los fondos para la Dependencia y aumentar las ayudas contra la pobreza infantil.

Este incremento presupuestario atiende al crecimiento de beneficiarios y permitirá la financiación de una nueva prestación de teleasistencia avanzada. Dicha teleasistencia avanzada consiste en tecnologías que permiten una supervisión remota del usuario de forma que no solo se ofrece la asistencia, sino que también se podrán conocer los partrones de vida de la persona a partir de las mismas. Esto facilitará la previsión de posibles situaciones de necesidad.

El desarrollo en los sectores de la atención sociosanitaria, la dependencia, y el servicio de gestión de llamadas de teleasistencia está resolviendo situaciones que hace unos años eran impensables de solucionar, debido al avance de la tecnología.

¿En que consiste la teleasistencia?

Los servicios de gestión de teleasistencia comentaron a utilizarse durante los años 90 en Europa y más concretamente en los países nórdicos. Su aplicación y desarrollo ha cambiado mucho a lo largo de los años, tanto por el avance tecnológico como por las necesidades y requerimientos.

La teleasistencia la podemos definir como un servicio de asistencia, móvil o fija para personas mayores o con algún grado de dependencia.

Permite intervenir en caso de emergencia o necesidad, detectando situaciones de peligro y mejorando su nivel de vida. Además, pone en contacto a la persona usuaria con familiares, servicios de emergencias o sanitarios si fuera necesario.

Funcionamiento de la teleasistencia

Este servicio, permite la emisión y recepción de llamadas mediante:

  • un programa informático de gestión desde la central,
  • una línea telefónica,
  • un terminal fijo
  • y un botón o pulsador remoto de llamada, una vez accionado permite la comunicación.

La demanda del servicio de teleasitencia viene determinada por el empleo de sistemas de control de emisión y recepción de llamadas, así como del seguimiento de personas usuarias que precisan: compañía, recordatorios de medicación, citas médicas o un servicio de asistencia domiciliaria.

Además, el origen del servicio de teleasistencia no sólo se refiere a situaciones de emergencia, pues conlleva un conjunto de acciones sociales que encadenan múltiples aplicaciones, con objeto de mejorar las condiciones de vida de los usuarios.

Actualmente, el uso de videocámaras, sistemas de detección de humos, y sistemas de movimiento hacen necesario la aplicación y evolución de distintos sistemas informáticos específicos.

Ante esta situación, es preciso contar con personal especializado para este puesto de trabajo en la gestión de llamadas de teleasistencia, que cumpla con requisitos como son los conocimientos y formación previa, así como contar con una titulación, y si es posible experiencia previa.

Realizado por: Manuel Molina Almirante
Tutor en Audiolís. Docente de Teleasistencia.

Certificado de profesionalidad en teleasistencia
FacebookTwitter