7 trucos de adiestramiento canino

El adiestramiento canino no es solo un proceso de aprendizaje para el perro, sino que también es una práctica o un estado que permite al propietario fortalecer su vínculo con el can y conocerlo mejor para interactuar de una forma más efectiva.

El adiestramiento canino, además de lo que ya hemos explicado, es también una herramienta muy importante que facilita la convivencia entre los miembros de la familia, incluido el perro. Para descubrir los mejores trucos de adiestramiento canino te recomendamos que sigas leyendo.

¿Qué es lo que nunca debes hacer para adiestrar a un perro?

Antes de introducirnos de lleno en los trucos para adiestrar a tu perro, es importante que conozcas cuáles son las prácticas que debes evitar a toda costa:

  • No grites ni pegues a tu perro. El castigo físico y psicológico no funciona. Tampoco es recomendable que uses collares de ahogo o de tortura. El refuerzo positivo te funcionará mucho mejor.
  • No desesperes. Lo más importante a la hora de entrenar a una mascota y de corregir su comportamiento es tener mucha paciencia. Con paciencia conseguirás los resultados que esperas.
  • No uses distintas formas de dirigirte a él. Utiliza siempre el mismo nombre seguido de la orden. De este modo, conseguirás generar el estado de atención que deseas.

¿Cuáles son los mejores trucos para educar a un perro?

Lo más importante es, una vez adquiridos los conocimientos de las mejores técnicas para adiestrar a tu perro, aprender a implementarlas en los paseos y en las situaciones cotidianas. De esta manera, los paseos se convierten en una especie de entrenamiento involuntario.

  1. Combate la frustración
    Parece muy sencillo, pero es un error muy común que solemos cometer. Ponerte nervioso o enfadarte no te ayudará en el proceso de adiestramiento canino. Si ves que en alguno de los entrenamientos te está pasando lo mejor es que pares el entreno, veas lo que no está funcionando y pruebes una nueva técnica de entrenamiento o comunicación con tu perro para la próxima sesión.
  2. Selecciona el lugar ideal para entrenar
    Cuando empieces a entrenar debes escoger un lugar tranquilo y sin distracciones. Poco a poco tendrás que ir aumentando el nivel de dificultad del lugar. Has de crear un espacio temporal en el que estéis concentrados y manteniendo una comunicación bidireccional muy intensa.
  3. Saber qué y cómo enseñarle
    Antes de empezar a entrenar tienes que saber qué quieres enseñarle, y tienes que tener una estructura de cómo va a ser el entreno. Por ejemplo, una estructura inicial sencilla puede ser la siguiente: juego + entrenar (no tirar de la correa) + sentados + juego. Una vez que consigas terminar con éxito estos ejercicios podrás pasar a una nueva estructura, por ejemplo: juego + entrenar correa + sentados + tumbados + juego.
  4. Los comandos es mejor que sean una sola palabra y que sea corta
    Si tienes un comando y no lo realiza a la primera orden verbal es mejor que no la vuelvas a utilizar y que insistas con un trozo de comida o con el collar. De esta manera va a aprender a realizar las órdenes la primera vez que se lo pidas.
  5. Cuidado con cómo acaricias a tu perro para recompensarlo
    Es muy frecuente acariciar al perro por encima de la cabeza y hay muchos perros a los que no les gusta. Esto va a hacer que lo que nosotros estamos viendo como recompensa, el perro lo vea como castigo y no lo asocie a una tarea bien hecha.
  6. Para recompensarlo dale un premio o déjale morder algo
    Sobre todo al principio. Si trabajar con comida, mejor que esta sea blanda y suculenta, tipo salchicha o pavo, y evita en la medida de lo posible la comida seca porque la valorará mucho menos y además se tendrá que parar a masticarla y retrasará el ejercicio.
  7. Tienes que ser constante a la hora de los entrenamientos
    De hecho, entrenar debería convertirse prácticamente en un hábito. Como hemos dicho al principio, podemos practicar diariamente en cada paseo o con otras tareas cotidianas. Ten en cuenta que entrenar a tu perro es una carrera de fondo, un proyecto a medio y largo plazo. Debes ser consciente de que tendrás que dedicarle tiempo a tu mascota, pero que merecerá la pena.

Todo comienza con una buena relación mediante el aprendizaje y la educación, que ayudarán a formar unos lazos de confianza imposibles de romper. Solo hay que tener paciencia y mucho amor por nuestras mascotas y ellos te lo recompensarán.

¿Qué es lo que más os ha costado enseñarle a vuestro perro?

curso veterinaria
FacebookTwitter