Impactos: 68

Con la llegada de la temporada estival nos encontramos ante la apertura de multitud de piscinas; zonas muy apreciadas, ya que son consideradas de ocio y descanso, pero una piscina que no esté bien cuidada puede acarrear grandes problemas para los usuarios de las mismas, ya que son focos de infecciones de ojos, oídos o piel, por ejemplo.

Es fundamental, contar con personal cualificado que se encargue de las tareas de mantenimiento, operarios que deberán conocer y saber usar los productos y la maquinaria destinada al mantenimiento de una piscina.

La formación es esencial para aquellas personas encargadas del cuidado de una piscina. El operario trabajará con muchos productos químicos, por lo que es importante que los conozca, que identifique la simbología de las etiquetas y que domine cómo se debe usar cada uno. El operario también trabajará con herramientas y maquinarias muy concretas, de las que tendrá que poseer nociones básicas de manejo y funcionamiento.

A continuación, se han recopilado las 6 funciones principales de un mantenedor de piscinas.

Regular el pH

Es muy importante que el grado de acidez del agua sea estable, puesto que de lo contrario podría causar importantes irritaciones a los usuarios. El nivel ideal es de pH es 7.2-7.6.

Cloración

Añadir cloro al agua permite desinfectar el agua, mediante la oxidación de los elementos orgánicos propios de cualquier medio acuático y que pueden afectar negativamente a la salud de los seres humanos.

Podemos diferenciar entre distintos tratamientos: unos de choque aconsejables al inicio de cada temporada, o tratamientos progresivos que se aplicarán diariamente para asegurar que el nivel de cloro en el agua.

A la hora de realizar la cloración es imprescindible que el nivel de pH sea el adecuado, puesto que, de lo contrario, no se conseguirá el efecto deseado.

Uso de anti-algas

Se pueden usar como prevención o cuando aparece una plaga, detectable cuando el agua se pone verdosa. Se usan tras una limpieza profunda tanto del agua, como de las paredes y el suelo de la piscina.

Uso de antical y floculantes

La presencia de cal en el agua y de partículas en suspensión se puede reconocer cuando el agua se vuelve turbia o blanca, se puede solucionar añadiendo floculante y antical al agua, para que el filtro absorba las partículas.

Aplicación de funguicidas

La importancia de estos productos es la de evitar la aparición de hongos en la zona de playa de una piscina, para evitar el contagio.

Limpieza

  • De las paredes y del suelo, con cepillos y limpiafondos.
  • Del filtro.
  • Y de los cestos. De la zona exterior que rodea la piscina.

El operario encargado de mantener una piscina tendrá que analizar los niveles de pH y de cloro, así como limpiar la piscina entre una y dos veces diarias. El resto de las tareas, se podrán llevar a cabo entre una y dos veces por semana. Aunque la frecuencia de las funciones básicas, dependerán del tamaño de la piscina, de la afluencia de usuarios y del uso para el que esté destinada.

Recuerda que “es mejor prevenir, que curar”.

Clara Mª López Aguilera

Realizado por: Clara Mª López Aguilera
Tutora en Audiolís

FacebookTwitter