curso de formacion online

Uno de nuestros procesos cognitivos es la memoria. Esta nos ayuda a codificar, almacenar, y recuperar información del pasado. El aprendizaje es la adquisición de conocimiento. La memoria y el aprendizaje interaccionan en todos los ámbitos de la vida.

Existen diferentes tipos de aprendizaje, pero en este artículo vamos a conocer algo más del aprendizaje memorístico o repetitivo.

Este se basa en retener mentalmente datos sin procesarlos detenidamente; es decir, repetir una información varias veces hasta que se recuerda sin necesidad alguna de compresión.

Esta forma de aprender es de las más básica y mecánica que existen, y forma parte de la memoria a corto plazo, olvidado así fácilmente lo aprendido. El aprendizaje repetitivo es el primero que se aprende en la escuela, como por ejemplo, cuando repites de memoria las tablas de multiplicar sin conocer la función que tienen. Este aprendizaje también lo llevamos a cabo en nuestra vida cotidiana con la memorización de fechas, números de teléfono, nuestro DNI; incluso en la universidad y en la vida laboral seguimos aprendiendo datos de memoria.

Curiosidades del aprendizaje memorístico:

  1. Nos ayuda aprender datos importantes y de poca dimensión como es el caso de las fechas importantes, matrículas de coches, etc.
  2. ¿Cuántos exámenes de historia has estudiado? ¿De cuantas fechas importantes te acuerdas? Como hemos comentado anteriormente este aprendizaje es muy sencillo a la hora de memorizar cosas de poca densidad como las fechas, pero igualmente de sencillo resulta olvidar a su vez ese contenido.
  3. George Miller escribió un artículo “El mágico número siete más menos dos” donde explicaba que si dividimos los datos en grupos aumenta la capacidad para trabajar con ellos; un ejemplo es que si divides las ciudades de España por sus comunidades autónomas será mucho más fácil recordarlas.
  4. A la hora de realizar aprendizajes memorísticos cabe destacar la utilización de colores, ya que estos nos ayudan asociar los datos de manera que en nuestra mente se encuentren en una escala de importancia.
  5. Probar con alguna regla mnemotécnica, por ejemplo, un patrón de letras, sonidos u otras asociaciones que ayuden a aprender algo. Esta técnica simplifica, resume y comprime la información para que esta sea más fácil de aprender. En definitiva, es una manera fácil de relacionar palabras con el objetivo de memorizar conceptos con más facilidad.

Herramientas para ejercitar la memoria

Podemos encontrar muchas apps para Smartphone, donde mediante juegos estimulamos el aprendizaje cognitivo, se ejercita la memoria. Algunas de ellas son: NeuroNation, Fit Brains Trainer o Lumosity.

Curso neuroeducación
FacebookTwitter