propósitos de año nuevo

Como todos los años nos proponemos una serie de propósitos para marcarnos en un nuevo año, por lo general, suelen ser relacionados con la vida personal de cada uno…pero, ¿lo realizamos en nuestro entorno profesional? ¿Nos lo hemos planteado alguna vez? Seguramente si nos lo hemos propuesto, pero no lo hemos llegado a realizar. 

Para conseguir estos propósitos que se repiten año tras año, hay que luchar y ser ambicioso para alcanzarlos, planificando nuestras metas. Lo ideal es analizar la situación laboral actual que vivimos: ¿Eres feliz en tu trabajo? ¿Estás satisfecho con tus tareas? ¿Crees que puedes aspirar a algo más para mostrar lo que realmente sabes? ¿A dónde quieres llegar? 

Adoptar una actitud positiva y valorar los aspectos buenos que tienes en tu entorno laboral. Concéntrate en lo que puedes aportar a tu puesto y a la empresa, en lugar de quejarte de tus condiciones. Tener poca disposición te puede cerrar las puertas hacia un cambio o crecimiento profesional. 

Os proponemos unas metas profesionales para el próximo año nuevo

Aprender a asumir nuestros errores

No todos los empleados son capaces de su asumir sus errores por miedo a que puedan tomar represalias contra ellos. Debemos ser consecuentes con nuestros actos y ser honestos, pues si de algo tenemos que aprender es a saber asumir las responsabilidades de los mismos.

Dejar de quejarnos

Estamos acostumbrados a escuchar en nuestro entorno de trabajo que si están cansados, que si tienen mucha carga de trabajo, que si están mal remunerados… Debemos comenzar por ocuparnos a nivel individual de mejorar nuestros resultados.

¡Deja la negatividad atrás y céntrate en todo aquello en lo que podemos mejorar!

Dedicarle esfuerzo a la búsqueda de empleo

El primer paso para la búsqueda de empleo es crearnos un perfil si no lo tenemos, y subir nuestros datos profesionales y conocimientos a todas las agencias de trabajo. Hay que dedicar tiempo y esfuerzo si queremos conseguir un empleo.  

“Los mejores empleos son para quienes se esfuerzan por conseguirlos” 

Cayetana cortés

Establecer relaciones laborales sanas

Si no hay armonía en nuestro ambiente de trabajo por muy talentosos que seamos no lograremos tener un buen clima laboral. Tener relaciones sanas es muy importante pues pasarnos gran parte de nuestro tiempo en nuestro trabajo. Debemos cuidar las relaciones entre compañeros en la oficina, pues una mala relación puede afectar tanto profesional como personalmente. 

Estudiar

Cuando conseguimos un puesto de trabajo, no debemos dejar de formarnos ya que es de gran importancia estar actualizados y seguir formándose. En las empresas, todo reciclaje del personal es muy positivo y podemos usarlo para desempeñar mejor nuestras laborales de trabajo. 

De acuerdo con un reporte de OCCMundial, la competencia más valorada por los reclutadores el primer semestre de 2012 fue el dominio del inglés, seguido de conocimientos de computación y paquetería Microsoft Office. Si la preparación académica es un obstáculo para conseguir los empleos que te interesan es momento de hacer un esfuerzo por concluir tus estudios. ¡Lo vale! 

Valorar más las cosas buenas

Siempre tenemos la posibilidad de valorar los aspectos positivos de nuestro trabajo. Si solo nos dedicamos a buscar los aspectos negativos no ayudará a mejorar la situación. Debemos proponernos tener una actitud positiva, centrándonos en aquellas cosas que sí podemos cambiar

Fortalecer mi liderazgo

No importa si tenemos o no empleados a nuestro cargo, debemos impulsar nuestro talento, trabajo colaborativo e innovación a través de competencias. 

Aprender algo nuevo cada día

En nuestra jornada laboral diariamente tenemos oportunidades de aprender cosas nuevas, así como experiencias y conocimientos, adaptándolo a una forma de aprendizaje para desarrollarse profesionalmente. 

Pedir feedback

Para mejorar cada día es importante conocer las áreas de oportunidades. Si recibimos una retroalimentación por parte de nuestros superiores podermos usarlo como algo positivo, aunque a veces no sea agradable escucharlo vale la pena pedirla. 

Auto motivarse 

No hay nadie mejor que uno mismo para animarse y motivarse a lo largo del camino. Solo nosotros somos capaces de saber hasta dónde podemos llegar. 

Podemos destacar la estrategia de las “21 veces“. Esta consiste en hacer alguna actividad en la que quiera cambiarse cierto hábito ese número de repeticiones

 Dicen que “lo normal es que ya se quede grabado en tu subconsciente. Si lo haces 18 veces y luego fallas tienes que volver a empezar de cero”. 

No solo debemos tener presente la meta final para mantenerse motivado, sino darle trascendencia a las acciones que se realizan frecuentemente

Algunos escritores como Claver recomiendan:  

“Una vez tengamos definidos los objetivos a conseguir en el nuevo año, podemos seguir la técnica de imitar a personas que conozcamos, que sean cercanas y puedan explicarnos cómo consiguieron metas específicas”.

CLAVER

Realizado por: Cayetana Cortés
Técnico de RRHH en Audiolís.

Banner cursos Audiolis
FacebookTwitter