952 10 14 94

Cada vez más, las comunidades de propietarios se ven obligadas a contratar un servicio de videovigilancia.  La videovigilancia forma parte de las categorías especiales de tratamiento dentro del reglamento de protección de datos.

La imagen es un dato de carácter personal, al igual que la voz, pero no es incompatible con la seguridad y la vigilancia. Cada vez, más comunidades de propietarios están implantando sistemas de vigilancia para tener evidencias de actos o para que actúen de modo disuasorio. La videovigilancia por tanto está recogida dentro de la regulación de la protección de datos, exceptuando dos casos:

  • El tratamiento, por una persona física, de imágenes que únicamente capten el interior de su domicilio.
  • El tratamiento realizado por los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado

En todo caso, la instalación y uso de cámaras o videocámaras debe respetar el principio de proporcionalidad, es decir, que los datos serán recogidos con un fin y serán tratados con el fin que ha motivado esa instalación.

En el caso de las comundiades de propietarios y la captación de imágenes en zonas comunes, para poder instalar estas medidas de seguridad es necesario que se realice un acuerdo de la junta de propietarios donde quede reflejado el sistema de videovigilancia contratado, el número de cámaras y los espacios que captan.

Requisitos para el tratamiento del dato de la imagen

  1. Consentimiento del afectado, salvo en los supuestos en que el mismo no sea necesario.
  2. Obligación del responsable del fichero de informar sobre:
    • La existencia de cámaras (colocación de un cartel – Modelo de la AEPD).
    • La finalidad de las cámaras
    • La posibilidad de que los interesados puedan ejercitar los derechos de protección de datos (impresos a disposición de los interesados) y de facilitar la información al usuario de quién soy, dónde van los datos, cuáles la finalidad, etc.
  3. Obligación del responsable de instalar cámaras únicamente cuando la finalidad de vigilancia no pueda obtenerse mediante medios menos intrusivos.
  4. Prohibición de que cámaras instaladas en espacios privados capten imágenes de la vía pública salvo:
    • Que sea imprescindible para preservar la seguridad de las personas y bienes, así como de sus instalaciones.
    • Que sea necesario para garantizar la seguridad de bienes o instalaciones estratégicas o de infraestructuras vinculadas al transporte.

El responsable tiene la obligación de cancelar los datos en el plazo de un mes desde su captación. Este plazo es ampliable para poder acreditar que se han realizado actos que atentan contra la integridad de las personas, bienes o instalaciones y en cuanto se es conocedor de este hecho, debe poner a disposición de las autoridades los materiales en un plazo de 72 horas.

También se verá limitado el acceso a las imágenes a ciertas personas designadas por la comunidad de propietarios (que tendrán un usuario y clave de acceso) y en ningún caso podrá tener acceso el vecindario a estas imágenes.

Ojo, la AEPD aclara que la contratación de un servicio de videogilancia externo no exime a la comunidad del cumplimiento de la legislación de protección de datos.

La videovigilancia en las plazas de garaje

Respecto a la instalación de cámaras en una plaza de garaje donde haya tránsito del resto de propietarios, la captación de imágenes se limitará exclusivamente a la plaza de aparcamiento de la que sea titular el responsable del sistema de videovigilancia y a una franja mínima de las zonas comunes que no sea posible evitar captar para la vigilancia de la plaza de garaje.

De todas formas, esto debe estar autorizado por la Junta de Propietarios y debe constar en las actas correspondientes.

Videoporteros o mirillas digitales

Si se limita a la función de verificar la identidad de la persona que ha llamado al timbre y facilitar el acceso a la vivienda, aquí NO es de aplicación la protección de datos.

Ahora bien, si está grabando continuamente y capta zonas comunes y situaciones que puedan darse en la portería, entonces sí.

Protección de datos para comunidades de propietarios

Dónde colocar y cuál es el tamaño del cartel de videovigilancia

No hay una dimensión específica del cartel estipulada por normativa. Se entiende siempre que se va a aplicar la lógica de legibilidad y visibilidad por parte del usuario interesado. No es lo mismo que esté dentro de un autobús, que en la entrada de un edificio. Es importante colocarlo en un lugar visible. Para las comunidades de vecinos se recomienda su colocación justo a la entrada del edificio.

La #videovigilancia en las comunidades de propietarios #rgpd #vecinos #seguridad TUITEA Y DIFUNDE CONOCIMIENTO

Enlaces de interés

Noticias de interés

Foto de Matthew Henry en Unsplash

Comparte en:
Paola Ríos de Audiolís

Paola Ríos de Audiolís

Responsable del Dpto. de Marketing y Comunicación. Contenidos y artículos de interés relacionados con la formación y el empleo.