952 10 14 94 info@audiolis.com
El Tribunal Supremo admite que los juzgados de lo mercantil aprueben un sistema de quitas para los autónomos en sus deudas de derecho público.

En su Sentencia núm. 381/2019 de 02 de Julio de 2019 (Sala de lo Civil) ratifica que los juzgados de lo mercantil puedan decidir sobre si se condona hasta un 70% de las deudas de derecho público contraídas por los autónomos, un 50% correspondiente a la cuota de principal y un 20% por los intereses, recargos y sanciones.

Las deudas de derecho público son los créditos contraídos con Hacienda y Seguridad Social, hasta ahora quedaban excluidas del beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho concedido a los deudores, según lo establecido en el artículo 178.bis de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal. A partir de este momento, los créditos públicos pueden ser incluidos en un plan de pagos por período de hasta 5 años sin necesidad de ratificación posterior del acreedor público (AEAT o TGSS).

Beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho para el autónomo

Como medida urgente para la reducción de la carga financiera aprobada por Real Decreto- Ley 1/2015 de 27 de febrero, resulta regulado el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho para el autónomo (deudor persona natural).

Era añadido a la Ley Concursal la redacción del artículo 178.bis y, de esta forma la posibilidad de que los autónomos pudieran ver exoneradas sus deudas una vez concluido el concurso de acreedores bien por liquidación (todos sus bienes son realizados y aplicados al pago de los créditos) o bien por insuficiencia de activo.

Este mecanismo de segunda oportunidad o beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho se concede a los deudores de buena fe que hubieran satisfecho en su integridad los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados y, si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previo, al menos, el 25 por ciento del importe de los créditos concursales ordinarios.

Este beneficio de exoneración también resultaba extendido por Ley a los créditos ordinarios y subordinados pendientes a la fecha de conclusión del concurso aunque no hubieran sido comunicados pero, quedaban exceptuados los créditos de derecho público y por alimentos.

Petición formulada por la ATA

Desde noviembre de 2017, la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) venía reclamando que fuese desarrollado un sistema de quitas en las deudas de derecho público para los autónomos, quitas de un 50% de la cuota de principal y de un 20% por los intereses y recargos generados, propuesta que finalmente, ha sido puesta en marcha gracias a la Sentencia del Tribunal Supremo.

A la Ley de Segunda Oportunidad han sido incluidas las deudas contraídas con Hacienda y Seguridad Social así como, el hecho de establecer un plan de pago en un período máximo de 5 años para atender a las cantidades no incluidas en dicha quita.

Ahora sí se permitirá que una persona física, pese a su fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una “losa de deuda” que nunca podría satisfacer, sin que por ello se amparen abusos ni fraudes, de ahí los límites a la exoneración.

La exoneración plena en 5 años estará supeditada al pago de los créditos contra la masa y con privilegio general, aunque a partir de ahora, mediante un plan de pagos que permita el fraccionamiento y aplazamiento a lo largo estos años, sin perjuicio de que en aquellos casos en que se advierta imposible cumplimiento de este reembolso parcial, el juez pueda reducirlo para acomodarlo a lo que objetivamente podría satisfacer el deudor durante ese plazo legal de 5 años, atendiendo a los activos y la renta embargable o disponible del deudor, y siempre respetando el interés equitativo de los acreedores.

Interpretación Jurisprudencial

El pasado 2 de julio de 2019, el Tribunal Supremo (Sala de lo Civil) dictaba sentencia número 2253/2019 (nº de resolución 381/2019; nº de recurso 3669/2016) reconociendo la afectación del crédito público al plan de pagos y beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, respecto al deudor persona natural (autónomo).

Esta plan de pagos reconocerá aplazamientos o fraccionamientos del crédito público, y una vez aprobado por la autoridad judicial no será posible dejar su eficacia a una posterior ratificación del acreedor público (AEAT o TGSS), es decir, respecto de los créditos de derecho público, la tramitación de las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento no se regirá por lo dispuesto en la normativa específica (en esta caso la administrativa), ya que carecerá de sentido en una situación concursal, bastando con la aprobación judicial.

Los juzgados de lo mercantil tienen a partir de ahora la posibilidad de establecer un sistema de quitas de deudas de derecho público para los autónomos, además de permitir el pago fraccionado del importe no perdonado.

Admite la interpretación más flexible de la solicitud de exoneración de pasivo

Con esta Sentencia el Tribunal Supremo admite al igual que lo hiciera el Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Palma de Mallorca, la alteración de la solicitud de exoneración de pasivo, apreciando el cumplimiento de los requisitos legales previstos en el ordinal nº 5 del artículo 178.3 bis LC.

Resuelve el Tribunal Supremo que el artículo 178. Bis no establece un procedimiento rígido para solicitar y obtener la exoneración del pasivo, permitiendo que el deudor al contestar a la demanda de incidente concursal pueda modifique la vía de exoneración del ordinal nº 4 del artículo 178.3 bis Ley Concursal (que significa la exoneración definitiva de todo el pasivo, incluido el crédito público, si cumple los requisitos) al ordinal nº 5 (exoneración provisional si no cumple los requisitos, pero sometido a un plan de pagos).

Si el ordinal nº 4 es el procedimiento a seguir para quienes tienen una mayor capacidad de pago, y les permite la exoneración de todo el pasivo incluido el crédito público, resultaría ilógico que a los que tienen menos capacidad de pago y deban acogerse al ordinal nº 5 con sometimiento a un plan de pagos, no se les exonerase del crédito público en la mismas condiciones legalmente previstas.

De esta forma, el Tribunal Supremo acuerda la extensión de la exoneración al crédito público, para aquellos deudores que se allanan parcialmente y presentan propuesta de pago de los créditos contra la masa y privilegiados, conforme al artículo 178.3.5 bis L.C.

El Tribunal Supremo admite que los juzgados de lo mercantil aprueben un sistema de #quitas para los #autónomos en sus #deudas de derecho público #hacienda #seguridad social Clic para tuitear

Ratifica que el deudor lo es de buena fe

El Tribunal Supremo desestima el recurso de casación interpuesto por la AEAT y confirma la Sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares de 21 de septiembre de 2016, ratificando nuevamente el criterio flexible adoptado por el Juzgado de lo Mercantil, que permite, en el trámite de contestación a la demanda, modificar los términos de la solicitud de exoneración del pasivo insatisfecho (pasar del procedimiento estipulado en el ordinal 4º al procedimiento establecido en el ordinal 5º).

En este caso, entiende que el deudor lo es de buena fe y que en su propuesta de pagos muestra una voluntad real de dar cumplimiento a su deuda, permitiendo por ello, la extensión de la exoneración al crédito público (a las deudas mantenidas con Hacienda y Seguridad Social).

Según lo indicado al comienzo de nuestro artículo, el Tribunal Supremo admite así que, los juzgados de lo mercantil aprueben un sistema de quitas para los autónomos en sus deudas con Hacienda y Seguridad Social.

Conclusiones

A partir de ahora, si se sigue la senda establecida por el Tribunal supremo, los juzgados de lo mercantil podrán desarrollar un sistema de quitas y decidir sobre si se condona hasta un 70% de las deudas que los autónomos, en situación de insolvencia, hayan contraído con Hacienda y Seguridad Social, pudiendo pagar de forma fraccionada en un período de hasta 5 años, previo acuerdo de un plan de pagos que tenga en cuenta su capacidad económica.

Aprobado judicialmente este plan de pagos, no será necesaria su ratificación por Hacienda o Seguridad Social.

Concluye el Tribunal Supremo que este beneficio podrá ser revocado en caso de incumplimiento por el deudor de los requisitos para los que fue concedido, mejorase su situación económica o incumpliese la obligación de pago de las deudas no exoneradas.

 

Referencia Normativa

Otros artículos de interés

 

Photo by Pôppy Paulsen on Unsplash

Comparte en:

Verónica Cruz Tro

Abogada experta en laboral, fiscal derecho bancario en Audiolís. Webinars, ebooks, artículos y contenido en vídeo. Nada le para para hacer llegar el conocimiento a aquellos que estén interesados en seguir creciendo profesionalmente.