952 10 14 94

Actualizado: 31 de marzo de 2020

Tras decretarse el Estado de Alarma el pasado 16 de marzo por el Coronavirus (COVID-19), han sido cientos las grandes empresas, pymes y autónomos que han solicitado la realización de un ERTE a la Autoridad Laboral, viéndose afectados infinidad de trabajadores con todo tipo de contratos. En este artículo analizamos en concreto qué ocurre con los trabajadores con contrato de formación afectados por un ERTE.

Consecuencias para el trabajador con contrato de formación mientras que el ERTE está vigente

  • Continúa dado de alta en la Seguridad Social como trabajador de la empresa.
  • Continúa cotizando a la Seguridad Social a todos los efectos (antigüedad, desempleo, etc.).
  • Recibe una prestación por desempleo (que no consumirá otras prestaciones que tuviera acumuladas de periodos anteriores), incluso aunque no haya cotizado el tiempo mínimo necesario.
  • Queda en suspenso su actividad laboral y formativa. Por tanto, no tiene que realizar su prestación de servicios en la empresa ni la formación online.

Es importante recalcar que durante el tiempo que dure el ERTE el contrato de formación queda suspendido, por lo que este tiempo de “inactividad” no suma de cara a completar la duración total del mismo.

Así lo pone de manifiesto el artículo 5 del Real Decreto Ley 9/2020, de 27 de marzo:

Interrupción del cómputo de la duración máxima de los contratos temporales. La suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad, por las causas previstas en los artículos 22 y 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, supondrá la interrupción del cómputo, tanto de la duración de estos contratos, como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido, en cada una de estas modalidades contractuales, respecto de las personas trabajadoras afectadas por estas”.

Una vez finalice el ERTE, el contrato de formación se reanudará con total normalidad, por lo que el trabajador se deberá reincorporar a su puesto de trabajo y el contrato volverá a tener plena vigencia, tanto en su aspecto laboral como formativo, reanudándose entonces el cómputo de su duración.

Para ello, se realizará una nueva planificación de la actividad formativa del contrato.

Existe la posibilidad de incorporar a un trabajador del ERTE por fuerza mayor parcial con reducción de jornada por fuerza mayor parcial.

Te ayudamos a seguir ahorrando costes en la Seguridad Social tras el ERTE

¿Cuáles son las consecuencias para la empresa que efectúa el ERTE?

Si como consecuencia del coronavirus la empresa se ve obligada a realizar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en el que se incluyen a trabajadores con contrato de formación, debe saber que mientras el ERTE esté en vigor:

  • Se suspende tanto la actividad laboral como la actividad formativa que el trabajador venía desarrollando hasta el momento.
  • La empresa no tendrá que abonar el salario del trabajador.
  • Tampoco deberá abonar la cuota referente a la formación del trabajador correspondiente al tiempo de inactividad formativa.
  • No podrá solicitar, por tanto, la bonificación de la mencionada formación ni tampoco la bonificación por tutorización durante el período de suspensión.

Una vez la empresa pueda volver a poner en marcha su actividad, se reanudará la relación laboral a todos los efectos.

Si tenéis alguna pregunta sobre esta información, no dudéis en escribirnos en los comentarios y os responderemos a la mayor brevedad posible.

Últimas noticias

Comparte en:

Maria Jose Ruiz de Audiolís

Responsable del Dpto. de Marketing y Comunicación de Audiolís, especialista en realizar contenidos de temática laboral y legal en torno al contrato de formación y otras modalidades contractuales.