952 10 14 94 info@audiolis.com

Desde 2012 los andaluces han estado reivindicando la supresión paulatina del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, ya que Andalucía es una de las Comunidades que mayor presión fiscal soporta en este sentido.Desde entonces, se ha convertido en un tema polémico que parece llegar a su fin, ya que el presidente de la Junta de Andalucía ha hecho pública la decisión de aprobar el próximo 9 de abril el fin del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en la región.

La supresión del 99% del tributo que pagan los andaluces que hereden más de un millón de euros se adoptará por Decreto, descartándose la utilización de una Ley o su inclusión en los Presupuestos de 2019, ya que se trata de una medida urgente con la que se quiere poner fin al éxodo fiscal a otros territorios peninsulares y atraer así nuevas inversiones.

Hay que recordar que esta decisión quedará pendiente de aprobación parlamentaria.

Antecedentes a esta medida

El 26 de julio de 2016 se aprobaba el Decreto Ley 4/2016, de medidas urgentes relativas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que solo contenía una pequeña mejora, estableciéndose una reducción automática del 99% en herencias y donaciones de explotaciones agrarias.

En 2017 los Presupuestos Generales del Estado aumentan el mínimo exento de tributación a 250.000 euros.

Con el Decreto Legislativo 1/2018, de 19 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de las Disposiciones dictadas por la CCAA en materia de tributos cedidos, entra en vigor la reducción autonómica para el cónyuge y parientes directos de hasta 1.000.000 euros, debiendo liquidar por el exceso de dicha cuantía.

El Consejo Andaluz de 25 de enero de 2019 en Antequera citó la aprobación de un decreto para la bonificación de este impuesto. Un punto al que llegaremos el próximo martes 9 de abril.

¿Quiénes pagarán el impuesto de sucesiones?

Aunque deberemos estar pendientes a la regulación real que se produzca, las premisas apuntan a que la rebaja afectará a los cónyuges, hijos, nietos y padres, es decir los grupos I y II de parentesco. Sin embargo, la medida dejará fuera a hermanos, sobrinos, tíos y primos hermanos, que seguirán pagando lo mismo que hasta ahora. Aunque con estos grupos familiares no hay diferencias importantes con el resto de las comunidades autónomas.

Explicado de otro modo, desde que se aplique la rebaja solo pagarán el 1% del valor de los bienes quienes hereden por línea directa, y siempre que se supere el millón de euros.

¿Y qué ocurrirá con las donaciones?

Hasta ahora las donaciones estaban gravadas desde el primer euro. Sin embargo, cuando se aplique la reforma, los contribuyentes solo pagaran el 1% del bien o cantidad que se les done, sea cual sea.

¿Se tienen previstas soluciones al impacto económico?

Con esta medida, el Gobierno andaluz prevé que 42,5 millones de euros dejen de entrar a las arcas públicas de la Comunidad durante los tres próximos ejercicios (2019, 2020 y 2021), siendo 10.000 los contribuyentes que se beneficiarán de esta rebaja.

Advierten que se trata de un cálculo global estimatorio, ya que todos los contribuyentes no registrarán sus declaraciones voluntarias en un mismo ejercicio y, como consecuencia, no serán devengadas en el mismo año natural. Recordemos que el plazo para presentar el impuesto en el caso de las herencias es de seis meses.

La solución prevista, para contrarrestar este agravio, es conseguir que Andalucía normalice sus domicilios fiscales y genere dinamismo económico, pasando por convertirse en un territorio atractivo para las inversiones.