Logotipo de Audiolís

Más resultados...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Más resultados...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

A pesar de los avances que se han conseguido en el mundo laboral respecto a la desigualdad entre trabajadores de distinto sexo, aún quedan muchos casos de discriminación laboral por género que se deben erradicar.  

Aunque, es cierto que la discriminación laboral por género no es la única que se da. Las razones de esta desigualdad pueden ser por edad, religión, cultura, género o por cualquier otra característica que diferencie a un empleado de la mayoría de los trabajadores. Hablamos de un trato distinto hacia un trabajador, por causas exentas a su desempeño laboral de manera directa o indirecta a su categoría profesional, sus derechos laborales y a su salario.  

La importancia de abordar esta discriminación laboral es tal , que el Gobierno puso en marcha una medida para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres en el trabajo. De ahí que exista la obligatoriedad de elaborar un Plan de Igualdad para aquellas empresas con más de 50 trabajadores.

En este artículo abordaremos la desigualdad desde sus dos perspectivas con los ejemplos de discriminación directa e indirecta por razones de género que se dan en el entorno laboral y cuya normativa está recogida en la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Discriminación directa por razón de género en la empresa

La discriminación directa por género se da cuando el sexo de la persona es el único motivo por el cual se hace una distinción desfavorable respecto a otras personas de género opuesto.  

Esta discriminación suele basarse en los estereotipos de género y se reconoce con facilidad: cuando a una mujer se le trata de manera menos favorable que a un hombre, cuando deberían darles igualdad de trato.  

Algunos de estos casos de discriminación directa en el trabajo los encontramos en situaciones como:  

  • Exclusión de candidatos de empleo debido a su género. 
  • Trato desigual en términos de remuneración basado en el sexo o la orientación sexual. 
  • Desigualdad en las oportunidades laborales de ascenso o promoción interna. 
  • Despido por embarazo o trato desfavorable. 
  • Acoso por razón de sexo y acoso sexual.  
  • Represalias por presentar una queja o denuncia sobre una discriminación por razón de género.  
  • Preguntas sobre la intención de formar una familiar en un proceso de selección o promoción. 

Implantamos Plan de Igualdad en tu empresa

Discriminación indirecta por razón de género en el trabajo

Se considera discriminación indirecta por sexo un criterio que parece neutro a primera vista, pero que pone a personas de un sexo en desventaja respecto a otras del género diferente. Es decir, el resultado de esta norma es discriminatorio y desfavorable para un género sin ningún tipo de justificación.   

Estos son algunos de los ejemplos de discriminación indirecta por género, que afectan de forma negativa mucho más en las mujeres:  

  • Establecer una jornada laboral a tiempo parcial.  
  • Tratar de manera diferente los derechos de conciliación laboral y familiar. 
  • Poner como requisito el esfuerzo físico o cualquier otro que sea predominante de un género, pero sin que tenga relación con el desempeño laboral.  
  • Priorizar un ascenso a personas con mayor flexibilidad horaria.
  • Dar de alta en categorías distintas a hombres y mujeres, aunque el desempeño de la actividad sea la misma, y como resultado recibir un salario menor. 
ejemplos de discriminación laboral directa e indirecta

Impacto y consecuencias de la discriminación por razón de sexo

A las repercusiones legales y económicas que pueden afectar a la empresa que haya incurrido en discriminación laboral por sexo, también se le añade el daño a la reputación del negocio, el aumento de bajas laborales y rotación de personal o el fomento de conflictos laborales.  

En cuanto a la persona trabajadora afectada, el impacto de la discriminación puede producir:  

  • Reducción de la productividad.  
  • Repercusión negativa en la autoestima.  
  • Disminución del compromiso hacia la empresa. 
  • Baja laboral por temas de salud.

Medidas para prevenir y abordar la discriminación laboral por sexo

Es muy importante detectar cualquier indicio de discriminación laboral por razón de género, prestando especial atención a la discriminación indirecta, que es más complicada de localizar.  

  • Establecer un Plan de Igualdad, obligatorio para las empresas de más de 50 trabajadores. Se trata de una de las herramientas más útiles para evaluar y acabar con cualquier situación discriminatoria en el trabajo. Gracias al diagnóstico previo, se pueden detectar situaciones desfavorables para uno de los géneros en la empresa o brechas salariales y el porqué de esta situación. También se plantean medidas para solucionar la desigualdad o discriminación por sexo desde una perspectiva de género. 
  • Desde la empresa, formar y concienciar a los trabajadores sobre la importancia de tratar de forma igualitaria a todos los empleados. Y fomentar una cultura empresarial inclusiva y respetuosa. 
  • Ofrecer canales de comunicación para poder informar de situaciones discriminatorias a la empresa o a personas responsables de recursos humanos. 
  • Elaborar el Protocolo de acoso laboral, obligatorio para las empresas de menos de 50 trabajadores, para prevenir y tratar el acoso sexual y por razón de género en el entorno de trabajo. Se trata de una herramienta preventiva para erradicar este tipo de conductas en las empresas. 

banner implantamos el protocolo de acoso laboral en tu empresa

Eliminar los casos de discriminación laboral por género

La igualdad en el trabajo es que todas las personas tengan las mismas oportunidades para desempeñar sus conocimientos y competencias sin que exista discriminación por razón de género u otra circunstancia.  

Aplicar la perspectiva de género en el desarrollo de normas dentro de la empresa puede ayudar a prevenir situaciones de discriminación directa e indirecta por sexo. Además, no hay que olvidar que la indirecta es más complicada de detectar, por lo que hay que prestarle mucha atención.  

Para terminar con la discriminación laboral por razón género es primordial que tanto la dirección, gerencia, responsables de recursos humanos y toda la plantilla en general se forme en la sensibilización en igualdad y perspectiva de género. En Audiolís contamos con cursos de formación que tu plantilla puede realizar a través de los créditos formativos FUNDAE, como el curso de Acoso laboral.

Si lo que necesitas es un Plan de Igualdad para tu empresa o tienes alguna duda que quieras resolver, contáctanos en info@audiolis.com o llámanos al 952 101 494. 

Audiolís

Audiolís

Centro de empleabilidad, formación y desarrollo profesional. Expertos en contratos de formación, certificados de profesionalidad y formación online para particulares y empresas. Apostamos por soluciones innovadoras para pymes. Más formación, mejor empleo.