952 10 14 94 info@audiolis.com

Es una cuestión muy común que se realizan, sobre todo, aquellos que han terminado sus estudios y se preparan para entrar en el mercado de trabajo. Es entonces cuando piensan en informarse sobre los tipos de contratos que le pueden ofrecer nada más salir de la universidad o de haber realizado algún curso con compromiso de prácticas en empresa. Ahora es interesante que tengas en cuenta también qué es el contrato para la formación y el aprendizaje.

Estas son las principales opciones de las empresas a la hora de contratar a jóvenes con poca cualificación y/o experiencia:

Becas no remuneradas ❌

Dirigidas sobre todo a estudiantes que están finalizando un grado medio o un grado superior de Formación Profesional, y también a aquellos que están finalizando un grado (antigua diplomatura o licenciatura) en la modalidad de prácticas curriculares. El empresario dispone de un número total de horas en las que el alumno realizará sus prácticas, que suelen oscilar entre 300-400 horas. Normalmente tienen un carácter obligatorio.

Prácticas remuneradas ✔️

Son las denominadas prácticas extracurriculares. Es necesario firmar un convenio con la entidad formadora, bien sea con la universidad o con un centro privado de formación. El principal requisito es tener la correspondiente documentación firmada con el centro en cuestión, quien es además el encargado de realizar todas las gestiones. La empresa solo debe cumplir con la obligación de tutorizar y evaluar el desempeño del alumno. El salario del trabajador suele oscilar entre los 300 y los 600 euros mensuales.

Los becarios no están regulados por el Estatuto de los Trabajadores. A través de un convenio establecido entre el centro de estudios y la empresa, los becarios trabajan a través de un plan formativo donde tiene nombrado a un tutor para que dirija su formación. Tanto el horario, el sueldo o la ayuda que reciba estará determinado por el convenio entre el centro educativo y la empresa.

Conoce las diferencias entre contrato de prácticas, el #ContratoDeFormación y ser #becario. Clic para tuitear

Modalidades contractuales:

1️⃣ Contrato en prácticas

En este tipo de contratos el trabajador deberá estar en posesión de un título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes o certificado de profesionalidad.

La duración mínima del contrato será de 6 meses y máxima de 2 años, aunque dentro de estos límites y a través de Convenio Colectivo podrán establecerse distintas duraciones del contrato.

No exige un límite de edad, el único requisito fundamental es que el trabajador no haya finalizado su titulación hace más de 5 años si éste tiene más de 30 años, o 7 años si posee alguna discapacidad. Si es menor de 30 años, no se aplica ninguno de estos plazos.

La retribución del trabajador será la fijada en convenio colectivo, sin que, en su defecto, pueda ser inferior al 60% o al 75% durante el primer o el segundo año de vigencia del contrato, respectivamente. En ningún caso el salario será inferior al salario mínimo interprofesional.

2️⃣ Contrato para la formación ✅

El contrato para la formación y el aprendizaje está dirigido a jóvenes sin titulación académica o cualificación profesional relacionada con el puesto de trabajo u ocupación a desempeñar, y por este motivo, reciben de forma simultánea una formación práctica y teórica.

En este tipo de contrato sí se aplica un límite de edad, el alumno- trabajador debe tener entre 16 y 24 años ambos inclusive.

La duración mínima del contrato será de 1 año y la máxima de 3 años, aunque mediante convenio colectivo podrán establecerse distintas duraciones del contrato, sin que la duración mínima pueda ser inferior a seis meses ni la máxima de tres años.

En esta tipología de contratación son combinadas las horas dedicadas a trabajo efectivo con las horas dedicadas a la actividad formativa. Significa que, durante el primer año de contrato, el trabajador ocupará el tiempo de trabajo efectivo en un 75% de la jornada (30 horas semanales) y en un 85% (34 horas semanales) en el segundo y tercer año. El resto del tiempo deberá dedicarlo a la actividad formativa, es decir, el primer año un 25% de la jornada (10 horas semanales) y un 15% (6 horas semanales) en el segundo y tercer año.

En la práctica, se pueden agrupar las horas de formación en los días de menor carga de trabajo, lo que permite al empresario disponer de su empleado a jornada completa en aquellos días que más lo necesite y mayor carga de trabajo registre la empresa.

El salario será el establecido en Convenio Colectivo, y en ningún caso, podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional, en proporción al tiempo de trabajo efectivo.

El contrato de formación permite al alumno obtener un Certificado de Profesionalidad a su finalización, titulación oficial reconocida en España y a nivel europeo.

 ¿Eres empresario y quieres contratar bajo el contrato de formación?

En la actualidad el contrato de formación es el único contrato bonificado que ofrece numerosas ventajas para la empresa:

Permite ahorrar hasta un 40% de los costes laborales totales de cada trabajador

Coste 0 en los seguros sociales:

  • Reducción del 100% de las cuotas empresa­riales a la Seguridad Social, para empresas con menos de 250 trabajadores (el coste de los seguros sociales sería de 0 euros).
  • Reducción del 75% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social, para empresas con más de 250 trabajadores (el coste de los seguros sociales sería de 27, 35 € en 2019).

Bonificación por tutorización:

La empresa puede bonificarse hasta 40 horas mensuales por trabajador, en función del número de trabajadores en plantilla:

  • 2€ por hora y trabajador, en empresas de menos de 5 trabajadores.
  • 1,5€ por hora y trabajador, en empresas de 5 o más trabajadores.

La bonificación puede alcanzar hasta los 80€ mensuales.

Conversión en indefinidos:

Derecho a una reducción en la cuota empresarial a la Seguridad Social de:

  • 500 €/año, durante tres años, si es un hombre.
  • 800 €/año, durante 3 años, en el caso de mujeres

Una de las cosas que tienen en común el contrato en prácticas y el contrato para la formación y el aprendizaje es que el trabajador tiene derecho a prestación por desempleo.

Si estás buscando trabajo, te recomendamos que formes parte de la Agencia de Selección Ocupa2 y te registres como demandante de empleo. Podrás optar a ofertas de empleo orientadas al acceso por primera vez al mercado laboral.

 

Otros enlaces de interés

Comparte en:

Audiolís

Centro de empleabilidad, formación y desarrollo profesional. Expertos en contratos de formación, certificados de profesionalidad y formación online y a distancia. Más formación, mejor empleo.