952 10 14 94 info@audiolis.com

Cuáles son mis derechos si me voy de una empresa es una pregunta que todos alguna vez nos hemos hecho. Es decir, si tenemos derecho a  finiquito o podremos cobrar nuestra prestación por desempleo. Te animamos a que nos acompañes en esta lectura para ayudarte a tomar la mejor decisión. ¡Comenzamos!

Mis derechos cuando dejo mi empresa

Vayamos por partes y hablemos, en primer lugar, del finiquito. Si estás pensando en dejar tu empresa primero échale un vistazo a tu convenio y fíjate en el plazo de tiempo que dispones para anunciar tu baja voluntaria y que se haga efectiva. Es decir, trata de cumplir el preaviso o podrías perder el finiquito.

Siempre que se extingue una relación laboral entre empleador y empleado, la primera tiene que, digamos, liquidar sus deudas con la persona que le ha prestado servicios. Es posible que el finiquito coincida con la última nómina sin más. Es decir, si terminamos de trabajar un día 15 puede que tu finiquito sea únicamente el sueldo que te debe por esos 15 días.

Si además existen vacaciones acumuladas, pluses o dietas de cualquier viaje, ese será el finiquito: la proporción de tus días trabajados, las vacaciones que no has disfrutado (si deciden pagártelas o descontar días de preaviso para que las disfrutes) y otros pluses que habitualmente hayas tenido. Es decir, una liquidación estricta de lo que te pertenece hasta el día final.

Eso sí, insistimos, si cumples con el preaviso. En caso contrario te arriesgas incluso a que la empresa te descuente los días que no has avisado.

Dejar de forma voluntaria un puesto de trabajo implica la no situación legal de desempleo, es decir, se pierde el derecho a cobrar el paro Clic para tuitear

¿Tendré derecho a desempleo?

La respuesta es no. Entendamos el desempleo como una prestación que reciben los trabajadores en el momento que pierden su empleo por causas ajenas a ellos mismos.

La única forma de cobrar el desempleo sería un despido. Insistimos que una baja voluntaria no es una situación legal de desempleo, por lo que otras prácticas que lo permitan están fuera de la ley.

Y en caso de renunciar a una prórroga de mi contrato, ¿también pierdo el paro?

Sí. Debemos pensar que el paro es para aquellas personas que están en situación legal de desempleo, es decir, las que han vivido un ERE, despido o por ejemplo una finalización de contrato.

Renunciar a una prórroga es prácticamente una baja voluntaria, por lo que no habría forma ninguna de solicitar la prestación por desempleo.

Y, ¿qué ocurre con mi paro acumulado?

Tranquilidad. Lo que has cotizado lo acumulas. Si por circunstancias dejaste un trabajo, iniciaste otro que te ha durado menos de 360 días, cobras justo el desempleo acumulado anteriormente.

¿Cuándo podré cobrar el paro tras la baja voluntaria?

Al menos deben pasar tres meses. Es decir, terminas tu empleo porque así lo decides, encuentras otro y debes, al menos, trabajar 3 meses y ser despedido, sufrir un ERE o que tu contrato haya sido de 3 meses. Volvemos a lo mismo, las bajas voluntarias no tienen derecho a desempleo.

Esperamos haber dado algo de luz a este asunto y por supuesto, esperamos tus dudas y comentarios en nuestras redes sociales o en los comentarios de este mismo post.

 

Otros artículos de interés

Comparte en:

Marta Pérez

Dale un tema y moverá el mundo. Redactora de contenidos de Audiolís en base a normativa, legislación y todo aquello que pueda resultar de interés para el mundo empresarial. Un todoterreno muy singular :)