952 10 14 94

Tras la publicación del informe anual de la Fundación Once a través de su Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo (Odismet), se desprende un desplome a la hora de contratar personas con discapacidad y se hace balance de la necesidad de mejorar las competencias del colectivo a través de cursos de formación digitales.

Este dato es un fiel reflejo de la situación del mercado laboral tras la pandemia, donde especialmente las personas con discapacidad se han visto duramente afectadas.

Además de la vía formativa aportada por la Fundación como posible solución, desde Audiolís apostamos por ir un paso más allá y potenciar la vía del contrato de formación, una modalidad contractual que solucionaría esa caída de contrataciones al colectivo y que, además, proporcionaría la parte formativa de la que carecen actualmente. Dado que la formación del contrato de formación se realiza de manera online a través de un campus virtual, se estaría trabajando la digitalización de las personas con discapacidad. Somos conscientes de la diversidad de alumnos y trabajadores existentes, por eso, en los inicios de la formación que impartimos, contamos con el módulo de alfabetización tecnológica donde enseñamos conocimientos básicos en informática y acceso a Internet para que el alumnado pueda desenvolverse a través de la plataforma online.

¿Qué dice la Ley General de la Discapacidad (LGD)?

La ley estipula que las empresas de más de 50 trabajadores deben tener de forma obligatoria a empleados con discapacidad (aquellos que tengan reconocidos un grado de discapacidad igual o superior al 33%). En concreto, en un porcentaje no menor al 2%. Esto es conocido por el término de “cuota de reserva” y se aplica tanto a empresas públicas como privadas, independientemente del número de centros de trabajo y cualquiera de las modalidades contractuales que vinculen a estos trabajadores a la empresa. Para las convocatorias de la Administración pública, deben reservar un 7% de las plazas.

Únicamente, y de manera excepcional, quedan excluidas de esta obligatoriedad aquellas empresas que estén acogidas a acuerdos en negociación colectiva sectorial de ámbito estatal o si el empresario ha comunicado a la autoridad laboral la opción voluntaria.

¿Cuáles son las propuestas formativas de la Fundación Once para este colectivo?

Según Luis Enrique, sociólogo y coordinador de Odismet, la única vía para reconducir la situación es la formación. El 4,5% de las personas con discapacidad no tiene estudios y el 16,9% tiene formación superior.

La idea es aprovechar la transformación tecnológica de las empresas para que pueda abrirles la puerta a un nuevo mercado laboral más potente a través de la formación digital y de cursos de empleabilidad, sabiendo que el 81% de las personas con discapacidad trabaja en el sector servicios.

¿Cuáles son las ventajas fiscales de contratar a personas con discapacidad bajo el contrato de formación?

En Audiolís hemos facilitado el acceso al mercado laboral a más de 100 personas con discapacidad en los últimos años, por lo que para nosotros es todo un orgullo y una labor que no pararemos de hacer. Desde 2018 se han producido más de 1.000 contratos a personas con discapacidad con contrato de formación que se han beneficiado de:

  • Reducciones en cuotas a la Seguridad Social:
    • 100% de las cuotas de los trabajadores a la Seguridad Social para empresas con una plantilla inferior a 250 trabajadores.
    • 75% de reducción de todas las cuotas de la Seguridad Social para empresas con plantilla superior a 250 trabajadores.
  • Asimismo, estos contratos se bonificarán al 100% de las cuotas de los trabajadores a la Seguridad Social durante toda la vigencia del contrato, incluidas sus prórrogas.

Las empresas que celebren contratos para la formación y el aprendizaje con trabajadores con discapacidad tendrán derecho a una reducción del 50% en las cuotas empresariales de la Seguridad Social previstas para los contratos para la formación y el aprendizaje. Esta reducción será compatible con la reducción/bonificación de los párrafos anteriores cuando esta reducción/bonificación no supere el 100 % y hasta dicho límite o bien no pudiera aplicarse por no cumplir los requisitos o encontrarse en alguna de las exclusiones de acuerdo con lo establecido en la Ley 43/2006.

  • Por transformación del contrato a la finalización de su duración inicial o prorrogada, reducción en la cuota empresarial a la Seguridad Social durante tres años de 1.500 €/año si se trata de hombres y 1.800 €/año si se trata de mujeres.

Además, las empresas deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Esta modalidad contractual tiene la limitación de edad entre los 16 y 24 años, pero para personas con discapacidad o colectivos en situación de exclusión social, este rango desaparece.
  • En cuanto a la duración, si por regla general se aplica una duración mínima de 6 meses y un máximo de 3, para este colectivo se amplía un año más, siendo su máximo 4 años si se realiza previo informe favorable debido a que no haya podido alcanzar el nivel mínimo de conocimientos requeridos. Aun así, hay que tener en cuenta lo que se establezca en el convenio colectivo.
  • Además de todo esto, los trabajadores cuentan con una protección social total con desempleo y su correspondiente cualificación profesional a través de la formación y la obtención de un certificado de profesionalidad.

El contrato de los empresarios que impulsan PYMES

¿Qué ventajas tiene para la empresa realizar contrataciones a personas con discapacidad?

  • Diversidad en el equipo humano que fomenta la cultura organizacional en el que todos los miembros del equipo deben involucrarse hacia la conciencia de inclusión y colaboración.
  • Apuesta real por la Responsabilidad Social Corporativa (RSC): todas las personas deben tener las mismas oportunidades de acceso al empleo, por lo que el objetivo de incluir la diversidad en las empresas permite crear una sociedad más justa.
  • Hace a las empresas más competitivas, dado que la visión que hay externa de la compañía, de potenciar la inclusión de personas con discapacidad, es mucho más positiva.

Desde Audiolís, llevamos trabajando en potenciar esta modalidad contractual en este colectivo precisamente por su triple labor:

  1. La de la inclusión en el mercado laboral
  2. La de actualizar y mejorar los conocimientos de los jóvenes con discapacidad
  3. La de proporcionar ventajas económicas para el empresario que apuesta por este colectivo como parte integradora de su equipo.

Ya en 2017, a través de la Fundación Once e Inserta Empleo, Audiolís se encargó de impartir una acción formativa en la especialidad de auxiliar administrativo para 15 alumnos, contando con una intérprete de lengua de signos españolas para aquellos que contaban con una discapacidad auditiva. En 2018, formamos a más de 200 jóvenes con discapacidad junto a Inserta (Fundación ONCE), a través del proyecto de “Aula abierta: talleres de mentorización para jóvenes en Málaga”.

En la actualidad, hemos lanzado un catálogo de cursos especialmente diseñado para usuarios de ONG’s con el objetivo de apostar por la integración social y laboral gracias a una formación inclusiva y dividida por sectores, destacando la formación especializada en inserción laboral y técnicas de búsqueda de empleo, los cursos de informática y de administración.

Contratar personas con discapacidad en 2021: en busca de la responsabilidad y la rentabilidad a través del contrato de formación. #rsc #contratodeformacion #inclusiónlaboral TUITEA Y DIFUNDE CONOCIMIENTO

Normativa relacionada

Foto de Charles Koh en Unsplash

Comparte en:
Paola Ríos de Audiolís

Paola Ríos de Audiolís

Responsable del Dpto. de Marketing y Comunicación. Contenidos y artículos de interés relacionados con la formación y el empleo.