Logotipo de Audiolís

Más resultados...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Más resultados...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

El objetivo de la actuación inspectora será revisar que los contratos de formación celebrados tengan verdaderamente por objeto la formación del trabajador, desde un punto de vista teórico y práctico, en régimen de alternancia con el trabajo y que tales requisitos se cumplan y se mantengan tanto al inicio de la relación laboral, como durante su desarrollo.

El inspector actuante que lleve a cargo la inspección de trabajo en un contrato de formación y, ante una visita, procederá a la recopilación de la información necesaria para la comprobación de que la empresa, el trabajador y el centro de formación están cumpliendo con todos y cada uno de los puntos que establece la Ley.

La finalidad de la inspección es verificar el cumplimiento de las disposiciones legales y convencionales de trabajo, así como de la higiene y seguridad ocupacional, tanto por empresarios como por trabajadores. Aunque en una inspección todos los factores se miran con lupa, en el caso de los contratos celebrados en modalidad de contrato en alternancia, la inspección de trabajo pone foco en ciertas particularidades con mayor énfasis.

Aspectos esenciales que se revisan en una Inspección de Trabajo del contrato de formación

El primer aspecto crítico que se examina es la conexión intrínseca entre la labor del empleado y la formación necesaria. Aquí, se establece un equilibrio peculiar: mientras que es un beneficio considerable para la empresa contar con el trabajador in situ, la relación debe ser recíproca. Es un “quid pro quo” en el que la empresa obtiene un mayor provecho al tener al trabajador presente, en comparación con el beneficio directo para el propio trabajador. Este enfoque resalta la importancia de que la actividad laboral tenga un propósito formativo claro y tangible, beneficiando tanto al empleado como a la entidad empleadora.

El segundo punto crítico es la naturaleza dual de la formación: teórica y práctica. No es suficiente tener a un trabajador bajo un contrato de formación solo porque está bonificado. Se exige una formación integral que combine la teoría con la práctica, asegurando un aprendizaje completo y efectivo. Además, se establece la presencia de un tutor dentro de la propia empresa. Es imperativo que el proceso de formación no quede desequilibrado debido a la ausencia o la negligencia de alguno del tutor.

Un punto que subraya la seriedad con la que se aborda la formación en alternancia es la restricción de este tipo de contratos con trabajadores que hayan desempeñado la misma actividad durante más de seis meses. Esta limitación busca garantizar la rotación y diversificación de las experiencias laborales de los empleados, maximizando así el impacto formativo. La intención es evitar que los trabajadores se estanquen en un rol específico y fomentar su desarrollo a través de la exposición a diferentes facetas del ámbito laboral.

Otro aspecto relevante es la prohibición de realizar horas extras o complementarias en el marco de estos contratos. Se privilegian las horas extraordinarias, pero únicamente en casos de fuerza mayor. Esta restricción apunta a preservar la integridad del trabajador y evitar la explotación laboral. La formación debe ser un proceso enriquecedor y formativo, no una excusa para imponer cargas excesivas de trabajo.

El contrato de formación en alternancia sin tiempos de espera.

¿Qué tendrá en cuenta el inspector?

  • Que la duración del contrato se corresponda con la legalidad en los contratos de formación (mínimo de 3 meses y máximo de 2 años).
  • Que el puesto de trabajo y la formación estén relacionados.
  • Que exista un tutor laboral, con la cualificación y experiencia profesional adecuadas para llevar a cabo dicha función, que su horario de trabajo coincida con el del trabajador en formación y que no tenga a su cargo más de 3 o 4 trabajadores, para que pueda realizar con eficacia la tutorización.
  • Que se cumple con los horarios establecidos tanto para la actividad laboral como para la actividad formativa y que estos horarios se encuentran dentro de los límites marcados en la norma (no se podrá realizar horas extraordinarias, ni trabajar en horario nocturno, ni a turnos). El inspector puede requerir el registro de jornadas o cuadrantes de trabajo.
  • Que exista un tutor de formación.
  • Que el centro formador esté acreditado.
  • Que la formación se imparta a través de alguna de las modalidades previstas legalmente.
  • Que la formación se corresponde con alguna de las que puedan dar lugar a un contrato en alternancia.
  • Si existe solicitud y/autorización expresa o tácita para el inicio de la actividad formativa inherente al contrato (solo necesaria para los contratos que se hayan iniciado a partir del 01/01/2016, no siendo necesaria para los contratos celebrados con anterioridad a esta fecha).
  • Que la empresa no use el contrato de formación como una rotación de muy corta duración para similares puestos de trabajo, comprobando que éste no se utilice para la cobertura de necesidades temporales de mano de obra, pues no es la finalidad de esta modalidad de contrato.

La entrevista entre el Inspector, el trabajador y el tutor laboral

En la entrevista el inspector podrá entrevistar al trabajador y al tutor laboral. Dada nuestra experiencia y la información trasmitida por las empresas que colaboran con nosotros, el objetivo de estas entrevistas es comprobar:

  • Si los trabajadores han tenido previamente algún contrato para la formación y el aprendizaje en esa u otra empresa y qué ocupación han desempeñado.
  • Si los trabajadores han prestado servicios previamente en esa misma empresa para ese mismo puesto de trabajo.
  • Los puestos que ocupan y las funciones que realizan.
  • La formación teórica que reciben y el tiempo que dedican.
  • Si conocen los trabajadores el nombre de la entidad de formación y si se le realiza algún seguimiento por parte de su tutor.
  • Si conoce o no quién es su tutor laboral.
  • Cuántas horas dedica al trabajo efectivo y cuántas horas a la formación.

En este tipo de entrevistas, es habitual que los inspectores soliciten documentación tanto a la empresa contratante, como a la entidad formadora.

¿Qué documentación puede solicitar la Inspección a la empresa?

  • Copia de la solicitud y autorización del SEPE autonómico para el inicio de la actividad formativa inherente al contrato.
  • Contrato de trabajo y acuerdo para la actividad formativa.
  • Justificación de la información del acuerdo a los representantes legales de los trabajadores, cuando exista.
  • Facturas mensuales del centro de formación, así como justificantes de pago de las mismas. (Los justificantes de pago deberán ser guardados durante 5 años).
  • Revisión de la contabilidad de la empresa, para comprobar que se están recogiendo los costes de la formación objeto de la bonificación.
  • Nóminas de los trabajadores.
  • Convenio colectivo de aplicación para revisar la retribución de los trabajadores, la duración mínima o máxima de los contratos.

¿Qué documentación solicitan a la entidad formadora en la inspección de trabajo en el contrato de formación?

  • Programa formativo.
  • Material didáctico aportado a los alumnos y justificación del envío.
  • Justificación de la recepción del material por parte del alumno.
  • Ejercicios realizados y fechas, pruebas de evaluación y calificación de las mismas.
  • Información del seguimiento del tutor de formación respecto del alumno-trabajador (llamadas realizadas, correos y sms enviados).
  • Si la formación es on line, relación de accesos de los alumnos-trabajadores a la plataforma virtual, tutorías y chats.
  • Facturas mensuales emitidas en concepto del pago de la formación.

En definitiva, la inspección de trabajo en el contrato de formación no exige nada que no esté recogido legalmente en la normativa que regula el contrato formativo. Todas las cuestiones expuestas anteriormente deben ser respetadas al inicio y durante el transcurso de la relación laboral, y no se producirá ninguna incidencia que pueda perjudicar a la empresa.

Sí queremos hacer hincapié en algo muy importante y es que la empresa cumpla estrictamente con los horarios que se establezcan tanto para la actividad laboral como para la actividad formativa, ya que es el principal motivo por el que los contratos son considerados en Fraude de Ley.

Cabe destacar que todas las empresas inspeccionadas que contrataron la actividad formativa con Audiolís han superado con éxito el trámite ante la Inspección de Trabajo en materia de formación y no han sido sancionadas, ya que lo que nos distingue siempre es la impartición de una formación de calidad y el cumplimiento de la normativa reguladora en todos sus extremos.

Como siempre, nuestros profesionales están a tu disposición para resolver cualquier duda. Llama al 952 10 14 94 o envíanos un correo electrónico a info@audiolis.com y estaremos encantados de atenderte.

Cómo actuar ante una #inspección de #trabajo en un #ContratoDeFormación. #laboral #inspecciondetrabajo TUITEA Y DIFUNDE CONOCIMIENTO

banner del webinar inspección de trabajo

Otros artículos de interés

Audiolís

Audiolís

Centro de empleabilidad, formación y desarrollo profesional. Expertos en contratos de formación, certificados de profesionalidad y formación online para particulares y empresas. Apostamos por soluciones innovadoras para pymes. Más formación, mejor empleo.